Riópar

 ¿CÓMO LLEGAR?                     RIÓPAR EN LA LITERATURA                   PERNALES: EL ÚLTIMO BANDOLERO

 

HISTORIA DE RIÓPAR

    Los primeros indicios de la existencia de habitantes en Riópar datan de la Edad del Bronce. Uno de los primeros asentamientos Íberos se estableció en “Miraflores de la Sierra” hoy conocido como “La Dehesa”.  A la llegada de los Romanos se refugiaron en lo que hoy se conoce como “Riópar Viejo”. Desde entonces, Riópar ha estado habitado por todas las culturas posteriores – visigodos, árabes y castellanos- (restos del Castillo-fortaleza de origen árabe y la Iglesia del Espíritu Santo del S XV)(BIC).

REALES FÁBRICAS DE LATÓN. DECLARADAS BIEN DE INTERES CULTURAL

     En 1772 Juan Jorge Graubner crea en el valle, la 1ª fábrica de latón de España. En 1773 se convierte en Real Fábrica, según Real Cédula de Carlos III; dando lugar a un nuevo asentamiento: Fábricas de San Juan de Alcaraz, el cual pasará a llamarse a principio de los 90 Riópar o Riópar Nuevo.

    Actualmente en el “Taller de San Carlos” se encuentra el Museo, el Archivo de las Reales Fábricas y la Oficina de Información Turística.

ENTORNO

        RIÓPAR, municipio de la provincia de Albacete, en la Comunidad de Castilla la Mancha, se halla enclavado entre la Sierras de ALCARAZ al Nor-este, y la Sierra de Segura y las Villas, al sud-oeste. El Nacimiento del Río Mundo está declarado “PARQUE NATURAL DE LOS CALARES DEL MUNDO Y DE LA SIMA”.

    Por su situación geográfica, es como una “Isla” que crece entre las montañas que le rodean, que le “aíslan” y le dan a la vez su singularidad, dando lugar a elementos de la naturaleza ÚNICOS, como “El Nacimiento del Río Mundo”, con su caída desde más de 200 m de altura; sus “Pozas”; “El Reventón“; sus “Torcas”; sus “Bosques” con sus “ENDEMISMOS” particulares como el Arce, variedad granatense, aquí conocido como “Acere”, el Pinguicula Mundi y la Algyrordes Marchi, popularmente “Lagartija de Valverde”.

    Su ubicación entre montañas, en un terreno calcáreo, han hecho de este paraje un lugar digno de ser contemplado, estudiado, escuchado, o simplemente… disfrutado.